lunes, 18 de agosto de 2008

Deseo nº 228


Si alguna vez llegas a dudar de cual es tu origen, has de saber: que tus padres te quisieron mucho antes de que vinieras a este mundo. Y que la espera y ese deseo contenido, terminaron fundiéndose para convertirse en amor a tu llegada.
Ese, y no otro es tu verdadero origen.


Muchísimas gracias a Jesús e Inma de Valencia.

0 comentarios: