jueves, 19 de junio de 2008

Deseo nº 2


Herencia de un niño adoptado

Había una vez dos mujeres que nunca se conocieron. De una de ellas no te acuerdas, a la otra la llamas mamá. Dos diferentes vidas que te hicieron único.

Una vino para ser tu estrella guía, la otra vino para ser tu sol.

La primera te dio la vida, y la segunda te enseñó a vivirla.

La primera te dio la necesidad de amar, la segunda te dio su amor.

Una te dio una nacionalidad, la segunda te dio un nombre.

Una te dio talento y la otra lo alentó.

Una te dio emociones, la otra calmó tus miedos.

Una vio tu primera dulce sonrisa, la otra secó tus lágrimas.

Una anheló un hogar que no te pudo dar, la otra rezaba por un hijo y su esperanza se cumplió.Y ahora te preguntas con lágrimas en los ojos la antigua pregunta sin respuestas. ¿herencia o entorno? ¿a cual perteneces?A ninguno, mi querido niño, a ninguno. Sólo son dos clases de amor.
Gracias a Trini de Alicante

0 comentarios: